Dispareunia

Dispareunia Se Define Como Dolor Genital Persistente o Recurrente Que Se Produce Justo Antes, Durante o Después Del Coito

¿Qué es la dispareunia?

Las relaciones sexuales dolorosas representan una de las alteraciones sexuales más perturbadoras, por el dolor que provocan al intentar la penetración, dentro de este tipo de disfunciones se encuentran la dispareunia cuadro caracterizado por el dolor al tener sexo en la mujer, bien al principio, bien a lo largo del desarrollo del coito o al final del mismo.

No es infrecuente que si este problema se mantiene, la mujer progresivamente vaya perdiendo interés en su actividad sexual, facilitándose la aparición de la anorgasmia y del deseo sexual inhibido.

Este dolor puede ser un serio obstáculo al desarrollo de unas relaciones sexuales gratificantes no sólo por las molestias que conlleva el realizar el coito, sino porque así mismo el miedo puede dificultar la excitación sexual o actuar como una barrera para el orgasmo.

Muchas parejas en que la mujer presenta alguna de estas disfunciones demoran en consultar un especialista, realizándolo sólo en el momento en que desean tener un hijo. En muchos casos no consultan porque les da mucha vergüenza hablar del tema con alguna persona. Aproximadamente el 8 – 10 % de las mujeres sufren este tipo de disfunciones, siendo unas tres veces más frecuentes las consultas por vaginismo que por dispareunia.

Se distinguen diferentes tipos de dispareunia según la prevalencia de aparición:

Dispareunia Secundaria, cuando anteriormente se han experimentado relaciones coitales con ausencia de dolor.

Dispareunia Completa, cuando el coito resulta doloroso en cualquier circunstancia.

Dispareunia Situacional, cuando el dolor se experimenta únicamente en condiciones específicas.

Causas Del Coito Doloroso o Dispaurenia:

Físicas:

-Falta de lubricación la cual puede ser producto de una mala o poca estimulación previa al coito.

-Presión vigorosa sobre una uretra sensible.

-Penetración inapropiada.

-Lesión del introito vaginal debido a alteraciones inflamatorias.

-Infecciones.

-Inflamación de las glándulas sudoríparas labiales.

-Irritación por alergia a preservativos espumas y geles anticonceptivos.

-Anomalías del tracto genital femenino (por ejemplo, tabique vaginal congénito, himen rígido).

-Enfermedades dermatológicas.

Causas Psicológicas

-Ansiedad

-Falta de excitación sexual

-Temores o miedos intensos asociados al coito debido a experiencias traumáticas anteriores (abusos o agresiones sexuales, violación), e incluso un tiempo insuficiente dedicado a la excitación que impida la adecuada lubricación vaginal.

– Problemas relacionales: pueden influir los valores sobre la pareja y el sexo, así como sufrir un conflicto de identidad sexual, tener sentimientos de culpa y vergüenza con uno mismo, con respecto a la pareja, a la relación.

-También puede aparecer miedo a hacer ruido (a que les oigan), lo que inhibe y tensa a la persona pudiendo alterarse la fase de excitación.

– Problemas educacionales y/o sociales: aquí están involucrados los prejuicios y los tabúes sexuales.

-También puede ser motivo el miedo al embarazo y a contraer infecciones de transmisión sexual, o miedo a la intimidad.

La ansiedad generada alrededor de las relaciones sexuales puede facilitar la aparición de una tensión considerable en la mujer que dificulte la penetración, haciéndola dolorosa, e incluso que disminuya la lubricación.

Quizá el problema más importante que provoca la dispareunia o dolor en la penetración, de todos sea la falta de excitación, bien porque la mujer no responde en absoluto, bien porque el ritmo de la relación sea demasiado rápido para que llegue a una respuesta eficaz. Es muy difícil que una persona esté ansiosa y pendiente si lo hará bien o mal durante sus relaciones sexuales llegue a excitarse y a lubricar de forma adecuada.

Cómo Prevenir y Evitar El Coito Doloroso:

Para prevenir que el coito sea doloroso, es importante tener en cuenta algunas consideraciones:

– Realizar las revisiones ginecológicas periódicas que aconseje su especialista en ginecología.

– Llevar a cabo antes y después de realizar el coito, una higiene genital adecuada tener en cuenta que la vagina puede ser sensible a contraer infecciones.

– Es importante que la vagina esté lubricada, para ello, habrá que considerar los juegos preliminares para lograr una excitación óptima. También pueden usarse lubricantes solubles en agua.

– Es fundamental una relajación adecuada para poder disfrutar del coito.

– Uso de medidas preventivas adecuadas contra las enfermedades de transmisión sexual y embarazo no deseado. El empleo de métodos anticonceptivos ayuda a reducir el miedo y la tensión.

-En los casos que el dolor es inevitable y los intentos de coito resultan sufridos e incómodos, hay que acudir como primera medida ginecólogo/a para que realicen un diagnóstico o se descarte que la patología sea de origen orgánico.

-Es conveniente acudir a un terapeuta sexual para tratar la dispareunia cuando el origen es psicológico.

Tener presente una buena prevención y paliar los síntomas con un tratamiento prematuro y adecuado será fundamental para cuidar la satisfacción y placer en las relaciones sexuales.