Pelucas y Postizos

Pelucas y Postizos. Extensiones, Diferentes Colores, Rubio, Castaño, Caoba, Negro, elige el color que más se adapte a tú tono de piel o estilo.

Pelucas y Postizos. A través del tiempo el uso del cabello postizo, ha cubierto diferentes necesidades, algunas han sido modas, otras estéticas, otras sanitarias, o en el caso de actores de teatro o cine, como complemento para conformar un personaje.

Su uso se remonta a muchos miles de años atrás ya que hay evidencia, que los egipcios tenían a gente que se especializaba en elaborar con cabellos naturales, pelucas.

Pero no fueron los únicos que se sintieron atraídos por modificar su apariencia utilizando pelucas, ya que los fenicios y los asirios, también le dieron un importante uso.

En el Oriente (Japón) las Geishas las usaban frecuentemente, así como los actores. No así la gente en general.

Grecia y Roma fuero lugares donde el uso de las pelucas se torno habitual.

El caso de Roma es interesante, porque la moda imponía el rubio; este se conseguía gracias a las conquistas de los pueblos germanos.

Con la disgregación paulatina del Imperio Romano y  la Iglesia que se opuso firmemente a este “sacrilegio”, en el siglo VII  su uso fue casi extinguido.

Pasaron casi 1000 años para que dé apoco volvieran a resurgir.

 Básicamente volvió por dos aspectos básicos:

Estético, en el caso de personalidades, como por ejemplo la reina Isabel I, quien tenía una amplia cantidad de pelucas color rojo, de manera de disimular su envejecimiento.

Pero además en general, se tomo como un arma efectiva para combatir la calvicie.

Sin embargo, la falta de higiene también tuvo un rol importante en el uso de las pelucas. Se evitaba o reducía el contagio de los piojos y la dermatofitosis donde el pelo, tenía y tiene  un rol importante en su transmisión

En Francia quien puso de moda su uso, fue el rey Luis XIII, y bien sabido es que lo que la realeza usaba era copiado por todos.

La influencia de su estadía en Francia  hizo que el rey Carlos II de Inglaterra la impusiera a sus dominios.

De esta manera, se tomo como cuasi obligatorio que todos usaran pelucas, con lo que los peluqueros estuvieron de parabienes.

Hay que notar que algunas no solo cubrían los hombros sino el pecho. Por ende, debido a su peso, no eran cómodas. Para el siglo XVIII las pelucas de las damas eran tan elaboradas, agregado al empolvado tono blanco característico de esta época, que hacía que muchas veces debían viajar en los carruajes con la cabeza gacha, para no arruinar sus pelucas peinadas.

Se elaboraban con pelo de personas, o más económicos pelo de cabra o caballo y a eso actualmente se le agregan las de pelo sintético.

Actualmente los abogados y jueces de la Commonwealth, así como ciertos oficiales parlamentarios, las utilizan como parte de su ocupación

Excepto estos casos ya las pelucas tienen, más que nada, un uso estético, debido a la calvicie natural o como resultado de tratamientos, como la quimioterapia, dando más dignidad a la persona que sufre, muchas veces prematuramente su pérdida.

Así que sea para un uso u otro, las pelucas podemos decir, cumplen su rol aún hoy después de tantos siglos.